EL SUELO

Características generales

El suelo es una capa delgada, que a lo largo de los siglos ha ido conformándose muy lentamente, como consecuencia de la desintegración paulatina de rocas de la superficie, gracias a la acción del agua, la temperatura, otros agentes atmosféricos, como el viento y por acción de agentes biológicos.

Entre los microorganismos presentes en el suelo se puede hacer una clara diferenciación entre aquellos que deshacen la materia orgánica (lombrices e insectos) y los que realizan el proceso de descomposición como tal, liberando los nutrientes presentes en ella (bacterias y hongos). Las lombrices e insectos poseen un papel fundamental, ya que ayudan a la aireación correcta del suelo, al proceso de almacenamiento del agua y al crecimiento de las raíces.

Dentro de la agricultura, el suelo es un recurso esencial, puesto que es el que proporciona los elementos esenciales para el desarrollo adecuado de las plantas. Entre estos elementos cabría destacar el agua, el oxígeno necesario para la respiración de las raíces y los nutrientes. Además actúa como soporte mecánico. Por este motivo, contar con el asesoramiento adecuado es clave para garantizar el mantenimiento de este recurso. En Innovatione contamos con un equipo de expertos especializados en asesoramiento agrícola.

  • Asesoramiento agrícola en Murcia y Castilla y León

    Agua

De gran importancia, puesto que en este elemento es donde se encuentran diluidos los nutrientes necesarios para el desarrollo correcto de la planta. Es absorbida por las raíces y empleada durante el proceso de fotosíntesis. Tanto el exceso como la deficiencia de agua constituyen situaciones problemáticas para el crecimiento de la planta.

  • Oxígeno

El oxígeno es un suministro necesario para la respiración llevada a cabo en todos los tejidos vivos. En la planta la respiración es un proceso fundamental, puesto que es necesaria para realizar una correcta absorción tanto de nutrientes como de agua. De esta manera es posible que se llegue a dar una situación de carencia en la planta de algún nutriente presente en grandes cantidades en el suelo, como consecuencia de un acceso deficiente al oxígeno.

Esto no constituye ningún problema en las partes aéreas de las plantas, puesto que se encuentran en contacto con una atmósfera rica en este elemento. Sin embargo, para las raíces si puede suponer un problema, puesto que es un elemento mucho más escaso, cuya concentración además puede verse seriamente reducida en suelos donde hay unas concentraciones demasiado elevadas de agua, de manera que el volumen de oxígeno en los poros disminuye.

En el suelo existe, como consecuencia de esta limitación en las concentraciones de oxígeno, cierto grado de competencia entre las raíces de las plantas y los microorganismos edáficos, que lo usan también para llevar a cabo la respiración y, asociado a ello, una descomposición de los materiales orgánicos existentes en el suelo.

  • Nutrientes

Asesoramiento agrícola en Castilla y León y MurciaÚnicamente una pequeña parte de la concentración total de los nutrientes presentes en el suelo está disponible para su captación por parte de las plantas en forma de iones. El resto resulta completamente inaccesible, puesto que se encuentra fuertemente ligado tanto a la fracción mineral como a la materia orgánica del suelo.

Entre los procesos de cambio de la materia orgánica destacan:

    • Humificación o formación de humus, que constituye la forma más estable de materia orgánica. El humus, componente más dinámico del suelo, posee un papel de gran importancia, ya que retiene agua y nutrientes, ayudando a prevenir procesos de erosión. Sin humus, los suelos limosos y arcillosos sufrirían una compactación excesiva.
    • Mineralización, es el proceso de transformación de la materia orgánica del suelo que tiene como resultado la formación de sales minerales, de manera que los nutrientes son asimilables por las plantas.

La velocidad de descomposición de la materia orgánica depende de distintos factores como la composición de los organismos del suelo, la calidad de la materia orgánica, relacionada con la relación entre el carbono y el nitrógeno de su composición y el entorno físico, es decir, del oxígeno, la temperatura y la humedad.

Las raíces absorben estos iones de cargas positivas y negativas en una proporción igual, llevando a cabo también intercambios entre unos iones y otros. No es preciso que la concentración de los nutrientes sea menor en la planta que en el suelo, puesto que con la energía obtenida a partir de la respiración, las plantas pueden obtener la energía suficiente para la absorción de los iones.

Horizontes del suelo

En un suelo bien formado, o lo que es lo mismo, maduro, se pueden llegar a diferenciar cuatro horizontes:

Horizontes_suelo

  • Horizonte A: corresponde a la parte del suelo en la que se realizan los cultivos. Generalmente posee un característico color oscuro como consecuencia de la alta concentración de materia orgánica de su composición.
  • Horizonte B: capa en la cual precipitan las sales que son arrastradas desde el horizonte situado en la parte superior.
  • Horizonte C: conjunto de fragmentos de gran tamaño provenientes de la roca madre que a su vez se encuentran rodeados por partículas más finas provenientes de horizontes superiores.
  • Horizonte D: se trata de la roca madre sobre la que no se ha producido ningún tipo de alteración.

Proceso de formación del suelo

Este proceso es bastante lento, de manera que es posible que tengan que transcurrir cientos de años para que un suelo posea el grosor necesario mínimo para el establecimiento de los cultivos. Durante este proceso de formación se van dando diferentes fases durante las cuales va sucediéndose una degradación progresiva de la roca madre:

Asesoramiento agrícola Murcia y Castilla y León

  • En un primer momento, la acción del agua y los cambios de temperatura son los que comienzan a romper la roca. La acción del sol provoca un agrietamiento en su superficie, por el cual el agua se va filtrando, congelándose durante la noche y quebrando la roca de manera más brusca, al ejercer una fuerte presión sobre las mismas. A medida que estos agentes van actuando la roca termina por pulverizarse y los fragmentos son arrastrados por acción de las lluvias y el viento. En aquellos casos donde la superficie sobre la que se encuentra la roca madre es en pendiente, el sedimento producido va a terminar por acumularse en las zonas bajas.
  • Posteriormente comienzan a aparecer plantas de pequeño tamaño y musgos, que se desarrollan introduciendo sus raíces entre las grietas producidas por la previa acción del sol y del agua. Cuando finalmente mueren pasan a formar parte de la materia orgánica del suelo, aportando cierta acidez que ayuda a la desintegración de la roca.
  • Poco a poco los pequeños organismos se van desarrollando también, de manera que continúan los procesos de transformación de la vegetación y los animales que mueren, llevando a un enriquecimiento del suelo como consecuencia de la recuperación de minerales. Todo ello contribuye a la mejora de la estructura y la porosidad del suelo, permitiendo de esa manera que crezcan cada vez plantas de mayor tamaño.

Propiedades del suelo

Las propiedades del suelo pueden clasificarse en propiedades físicas y propiedades químicas. Dentro de las propiedades físicas se encuentran la textura, estructura, capacidad de drenaje del agua y la aireación. Las propiedades químicas dependen de la proporción en que se encuentran los diferentes minerales y las sustancias orgánicas. La combinación de las propiedades físicas y químicas determina el crecimiento y desarrollo de los distintos vegetales y animales.

Recent Posts

Leave a Comment