ROTACIÓN Y ASOCIACIÓN DE CULTIVOS

Rotación

El término rotación hace referencia a la sucesión de diversos cultivos en una misma parcela a lo largo del tiempo. Junto a este término existe otro, que guarda una estrecha relación con este primero, la alternancia, entendida como la coincidencia de diferentes cultivos en el espacio y en un momento específico.

Para diseñar una buena rotación resulta imprescindible un grado de conocimiento sobre las características de los cultivos, como pueden ser las necesidades nutritivas o los tipos de sistemas radiculares. En función a las necesidades nutritivas puede hacerse una clasificación entre cultivos existentes, los cuales necesitan unas abundantes aportes, cultivos medianamente exigentes, con unas necesidades menores y, por último, cultivos poco exigentes, que se desarrollan fundamentalmente en suelos donde la materia orgánica presenta un alto grado de descomposición. Un elemento clave dentro de las necesidades nutritivas es el nitrógeno, cuya presencia resulta imprescindible, de manera que para garantizar una cierta concentración en el suelo donde se va a iniciar una rotación es preferible comenzar con un cultivo de leguminosas, cuya asociación simbiótica con bacterias del género Rhizobium permite la fijación del nitrógeno atmosférico, a través de lo que se conocen con el nombre de nódulos. Si es complejo iniciar de esa forma la rotación puede comenzarse de una forma completamente opuesta, es decir, con un cultivo muy exigente, siempre y cuando se prepare previamente el suelo con los debidos aportes. El cultivo con el cual se inicia la rotación recibe el nombre de cabeza de rotación.Simbiosis

Los sistemas radiculares tienen tanta importancia, puesto que a la hora de cultivar se intenta conseguir que los cultivos aproveches las diferentes capas de suelo en el que se están desarrollando. De esta manera será clave realizar cultivos con plantas de enraizado superficial, enraizado medio y enraizado profundo, consiguiendo de esa forma un aprovechamiento máximo de los recursos y elementos nutritivos que con el paso del tiempo pueden ir lixiviándose a capas localizadas a mayor profundidad.

Otro punto a tener en cuenta lo constituyen las enfermedades, ya que generalmente aquellas plantas pertenecientes a una misma familia botánica suelen tener una mayor susceptibilidad a sufrir el ataque de parásitos específicos. Por este motivo es importante también no cultivar hortalizas que pertenezcan a la misma familia de manera sucesiva, impidiendo así el desarrollo continuo de los mismos parásitos.

En relación al desarrollo de plantas adventicias puede hacerse una diferenciación entre cultivos infestantes, que permiten el crecimiento de adventicias y cultivos limpiadores, capaces de cubrir prácticamente por completo la extensión del suelo impidiendo un crecimiento masivo de adventicias, puesto que las asfixian. Es por ello que en las rotaciones no se deben disponer sucesivamente cultivos de tipo infestante, al final de los cuales será necesaria también la realización de labores para disminuir el número de adventicias del terreno.

Asesoramiento agrícola en Murcia y Castilla y LeónEs necesario tener muy presente que copiar rotaciones de otros lugares no es lo idóneo, puesto que para un desarrollo óptimo es imprescindible que las plantas tengan una buena adaptación tanto a la tierra como al clima de la zona.

Entre las ventajas de la implementación de un sistema de rotación se encuentran:

  • Disminución considerable del agotamiento de la tierra, evitando el fenómeno conocido con el nombre de “fatiga del suelo”, producido como consecuencia de un cultivo continuado de una misma especie durante un largo periodo de tiempo.
  • Rotura de los ciclos de los parásitos, como consecuencia del cultivo de plantas de diferentes especies, promoviendo además una mayor presencia de enemigos naturales que ayudan también en la lucha contra estos parásitos.
  • Disminución de las poblaciones de adventicias durante los cultivos de especies limpiadoras, cuyo efecto ha sido mencionado previamente.
  • Mantenimiento de las reservas de agua subterráneas al alternar cultivos con efecto desecante con otros que no lo tienen.

Asociación

Se entiende como asociación a la coincidencia de dos plantas en el tiempo y en el espacio de manera que puedan llegar a obtener un beneficio mutuo, logrando un mayor aprovechamiento de los recursos del suelo e incluso un mayor control de plagas, adventicias y enfermedades. En la naturaleza este fenómeno no se produce de manera aleatoria. Sin embargo, es necesario saber que existen asociaciones que pueden tener un efecto negativo, es decir, no interesan para el adecuado desarrollo de los cultivos.

Todo esto se basa en lo que se conoce como efecto alelopático, que hace referencia a la liberación de sustancias por parte de las plantas a través de las raíces, los frutos o las hojas, las cuales pueden tener diferentes efectos, como la inhibición o estimulación del crecimiento de plantas cercanas, la inhibición de la germinación de determinadas semillas o la disminución de la acción de los insectos. Existen ocasiones en las cuales este efecto es indirecto, ya que determinadas plantas pueden actuar como cebo para ciertas plagas, protegiendo los cultivos vecinos al focalizar la plaga sobre ellas. El fin de la asociación de los cultivos es el aprovechamiento de los efectos alelopáticos beneficiosos.

En función de su efecto alelopático las plantas se clasifican en acompañantes, cuando la combinación de ambas plantas produce un beneficio mutuo, plantas repelentes, cuyo característico aroma mantiene lejos del alcance a los insectos cuya acción tendría efectos negativos en el cultivo, y plantas trampa, que sirven como desvío de los insectos al resultar atractivas para ellos, evitando que la plaga se traslade a los cultivos vecinos.

Se puede además hacer una clasificación más extensa atendiendo a otros efectos alelopáticos, como el sombreo ,la humedad o el enraizamiento:

  • Sombreo: asociación de dos plantas, una de las cual posee una vegetación exuberante, de manera que su sombra permite el crecimiento de plantas con ciertas exigencias de sombreo parcial.
  • Humedad: puede realizarse un cultivo simultáneo de plantas que tengan unas necesidades mayores de agua con otras menos exigentes.
  • Enraizamiento: aquellas plantas con un elevado poder de enraizamiento en capas más profundas logran una mejora del suelo beneficiosa para aquellas plantas cuyo enraizamiento es mucho más superficial.

Puesto que se trata de dos sistemas de producción que requieren un cierto grado conocimiento sobre las características de cada una de las especies que se pretendan establecer en el campo de cultivo, resulta importante contar con ayuda de profesionales cualificados, como el grupo de expertos de Innovatione especializados en asesoramiento agrícola.

Recent Posts

Leave a Comment